[REQ_ERR: 403] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason.
Warning: Attempt to read property "body" on null in /home/admin/web/redoakeats.com/public_html/wp-content/plugins/keitaro/wpInegraClient/kclient.php on line 494
La glucosa es la principal fuente de energía – Redoakeats

El hecho es que el cuerpo humano obtiene su energía de las grasas y los azúcares. Pero el cerebro sólo necesita glucosa. El cuerpo humano funciona con azúcar como combustible: la glucosa es la principal fuente de energía. Todos los hidratos de carbono que entran en el organismo se convierten en glucosa. Entra en el torrente sanguíneo y se extiende por todo el cuerpo, proporcionando al metabolismo la energía que necesita para el proceso. Y al atravesar la barrera hematoencefálica, la glucosa viaja sin obstáculos al cerebro.

El cerebro trabaja sin descanso las 24 horas del día, necesita mucha glucosa, no es fácil almacenarla. Y eliminarlo de los alimentos es posible. Por lo tanto, la glucosa es necesaria para la actividad mental humana normal. Si el nivel baja, el cuerpo se ha adaptado para convertirlo en fructosa, lactosa y otros azúcares.

Pero no es necesario apresurarse a discutir sobre pasteles u otros artículos. La glucosa sólo fluye sin obstáculos hacia el cerebro cuando se necesita. Cuando la glucosa está en exceso, se acumula en el cuerpo en forma de exceso de peso. La glucosa que entra en el cerebro, pero que no se utiliza inmediatamente, se convierte en glucógeno. Se trata de una reserva mínima de energía, que dura poco tiempo, hasta la siguiente comida. A medida que disminuye la cantidad de carbohidratos ingeridos, esta reserva se agota gradualmente. Cuando se agota, el cuerpo comienza a quemar la grasa de la dieta y a sintetizar cuerpos cetónicos. Los cuerpos cetónicos son la única fuente de energía alternativa posible para el cerebro.

Las personas que siguen una dieta baja en carbohidratos consumen más grasas, limitan los carbohidratos y la fibra, lo que obliga al cuerpo a quemar azúcar y grasa. Pero este es un estado bastante extremo para el cuerpo. Es extremo para el cerebro, que necesita al menos el 30% de su energía de la glucosa. La inanición prolongada del cerebro conduce a un deterioro de las funciones cerebrales, a la hipoglucemia (una caída brusca de los niveles de azúcar en la sangre). Es esencial mantener niveles suficientes de glucosa en el cuerpo a diario para gozar de buena salud.

Una dieta adecuada requiere alimentos que sean fuente de glucosa. Quedan excluidos de este grupo los hidratos de carbono poco saludables, como el pan blanco, la sémola y el azúcar. La remolacha, la cebolla, el rábano, el pavo, las uvas, el kiwi, las pasas sultanas, los dátiles, la miel y el jarabe de arce contienen mucha más glucosa. ¿Cómo se determina la cantidad de glucosa que necesita el cuerpo? Una persona media necesita unos 62 gramos de glucosa al día, lo que supone 250 kcal. Pero debe ser un producto de glucosa, no de azúcar. Por ejemplo, 3 cucharadas de miel es la norma diaria.

Es muy importante no devolverlo cuando se consume azúcar para mantenerse sano. Los niveles de azúcar en sangre deben mantenerse en un nivel adecuado para que el cerebro esté estable. Los niveles altos de azúcar ya son una amenaza para el cerebro. Es mejor sustituir el azúcar por una fuente de glucosa saludable para prevenir la diabetes y la demencia. El índice glucémico, una medida de los niveles de azúcar en sangre de un producto, puede ayudar. Un índice glucémico bajo corresponde a productos que aumentan ligeramente los niveles de azúcar en sangre. Alta – muy aumentada. El segundo indicador útil de la carga glucémica – muestra el nivel de fibra y la velocidad de absorción del azúcar en el torrente sanguíneo.

Entre los alimentos más peligrosos para el ser humano se encuentran: las bebidas azucaradas, los zumos, los puffs, los dulces y caramelos y la bollería. Los alimentos ricos en fibra y carbohidratos complejos se consideran óptimos: cerezas, pomelo, calabaza, zanahorias, lentejas, judías, legumbres y avena integral. Cualquier persona a la que le gusten los dulces debería consumir alimentos ricos en fibra. No sólo regula los niveles de azúcar en sangre, sino que también favorece una buena digestión. Se sabe que las frutas y verduras son beneficiosas para el organismo por su contenido en fibra soluble e insoluble. Y si eres goloso, puedes darte un capricho con un chocolate amargo rico en cacao o con palomitas. Por eso, para una buena función cerebral, los expertos aconsejan centrarse en alimentos con un índice glucémico bajo y una carga glucémica baja.